Si tuviera que decir en qué momento decidí dedicarme al mundo del maquillaje, no podría hacerlo, ya que creo que no es algo que yo decidí, sino que nació en mí en el momento en el que cogí por primera vez un pincel, pero empecemos por el principio.

Mis estudios siempre han estado vinculados con el mundo de la belleza. Tengo 16 años, comienzo a estudiar peluquería y posteriormente a trabajar en ello. Después de un tiempo decido ampliar mis conocimientos y estudiar estética.

Me gustaba mucho, aprendí muchas cosas interesantes y me di cuenta que ese mundo me atraía, pero me faltaba algo y no sabía qué hasta que llegó ese día.

El día en el que di mi primera clase de maquillaje.

Recuerdo perfectamente como en ese momento algo en mi se despertó, pero no era consciente hasta donde me llevaría. Terminé el curso y me puse a trabajar con la convicción de poder estudiar maquillaje en algún momento.

Busco opciones en mi ciudad, pero no encontré lo que quería, por lo que con el apoyo de mi familia decidí dar un gran paso e irme a Barcelona.

Tengo 19 años, y en mi maleta llevo mis pertenencias mezcladas con mucha ilusión y miedos a partes iguales.

Realizo el curso de formación completa en Stick Art Studio. Un año entero lleno de experiencias y aprendizaje de los que guardo un gran recuerdo y amistades.
Mi experiencia laboral empieza a abrirse camino en diferentes áreas como televisión, fotografía y comercio.

Compagino mi trabajo en el canal de televisión tv3 con mi trabajo en comercio en Sephora Triangle. Además, en mis ratos libres hago de freelance en sesiones de fotos, cortometrajes … Trabajar en diferentes campos me ayudó mucho a seguir aprendiendo y a adaptarme a cualquier escenario laboral.

Después de una temporada, por causas personales, decido volver a mi ciudad, San Sebastián. Al llegar me encuentro con otro mundo diferente al que me había acostumbrado, ya que en ese momento el maquillaje no era tan visible como en Barcelona, por lo que durante una temporada trabajo como freelance y en otras ocupaciones ajenas al maquillaje.

Pasado un tiempo, llega la noticia que MAC abre tienda en San Sebastián, por lo que decido presentarme.

Al cabo de 2 días nos llaman a las seleccionadas ofreciéndonos en un primer momento 3 meses de contrato. En aquel momento tengo un trabajo fijo, una estabilidad, pero decido ir a por lo que quiero y arriesgar.

Empiezo mi andadura como maquilladora en MAC en junio de 2014, ascendiendo al cabo de un año y medio al puesto de encargada. He trabajado con ellos 3 años que han sido muy gratificantes. Tuve la suerte de ampliar mis conocimientos a diario con cada clienta, compañera y formación que realizábamos con nuevas técnicas.

Gane experiencias enriquecedoras maquillando en la Gala del Sida de Barcelona y en un escenario tan artístico como la pasarela 080 Barcelona Fashion.

Sin duda, una de las partes más especiales de mi trabajo han sido los cursos que impartía. La unión entre la parte creativa del maquillador y la parte docente es la fusión perfecta para mí y la que más me caracteriza.

Recuerdo con especial cariño los momentos vividos con todas las clientas. Compartir conocimientos y ver la cara de felicidad cuando se miraban en el espejo y se sentían mejor dándote las gracias… tiene un valor incalculable.

Durante dicha etapa mis inquietudes me llevaron también a seguir formándome, sobre todo en la parte de novias. Prueba de ello son los cursos que realicé en Bogart, con María Catalá(Makeupzone), Ana(Aparichi) …

Pasado este tiempo, decido dar un paso más y emprender para poder cumplir un sueño:
Abrir mi propio estudio de maquillaje, algo que siempre he deseado.

Cada rincón lleva un pedacito de mí, que me hace ver que lo imaginado por fin ha cobrado vida y que todo esfuerzo merece la pena.

Un espacio en el que poder dar visibilidad a mi forma de ver el maquillaje, seguir desarrollando mi creatividad y compartir con mis alumnos mis conocimientos y técnica.

Donde poder trabajar para que mis novias se sientan únicas en un ambiente especial como lo será su gran día, sin olvidarme por supuesto de sus invitadas.

Un lugar que me hubiera gustado encontrar cuando busqué formarme en mi ciudad y el servicio con el que me gustaría contar para el día de mi boda.

En definitiva, hacer lo que verdaderamente me apasiona con amor y creatividad poniendo el alma en ello.

Te invito a que me conozcas 🙂